Premio Tecnalia

Ayer estuve en Bilbao en la entrega de los VII Premios Tecnalia de Periodismo, recibiendo una mención de honor por este reportaje sobre la I+D en la industria del vino que publicamos en Innova+ en abril del año pasado.

Aquí, la versión original en PDF.

Como era la primera vez que me daban un premio y no tenía muy claro que hubiera que salir a hablar, al final tuve que salir al estrado e improvisar durante un minuto. Acabé balbuceando un agradecimiento detrás de otro, intercalando frases sobre de qué iba el reportaje y al final diciendo “eskerrik asko” con acento cordobés. Pensaba que era un poco cateto excederme de estas vaguedades.

Pero la verdad es que, más allá del reconocimiento, fue un trabajo muy gratificante. Estuve en una feria de vinos (en el Museo del Ferrocarril) viendo a curtidos catadores escupir un Vega Sicilia de 100€ en escupideras plateadas, hablé con técnicos de denominaciones de origen de aquí y de allá, en persona y por teléfono, y ah, finalmente, pasé una mañana helada recorriendo la bodega de Pago de Carraovejas en Peñafiel, Valladolid.

Así que, después de todo, sí que habrá que agradecerle en algún momento a Óscar Chamorro sus fotos, que han mejorado muchísimo el reportaje, y a mis compañeros del Innova+, Rocío Mendoza, Borja Robert y Edurne Martínez, sin los cuales jamás habría habido reportaje. Al César lo que es del César.

El resto de los agradecimientos, de tan evidentes, son privados.